Belle-île-en-Mer – Le Palais – vue aérienne – Photo Franck-fnba

En el suroeste de Bretaña, a tan solo 15 kilómetros de la costa de Morbihan, se encuentra la isla más grande de la región: Belle-île-en-Mer con 85,63 km2 de superficie.

Belle-île-en-Mer – Plage et Falaises- Photo Remi Jouan

Esta isla, “Belle-île”, que no se podría llamar de otra manera, posee un encanto especial. Su clima soleado, su quietud, la sorprendente variedad de sus paisajes, sus bonitos pueblos, la magia de su luz, han atraído siempre a numerosos fotógrafos, artistas, escritores, pintores, en busca de inspiración o de tranquilidad… Belle-île enamoró al pintor Monet y a la actriz Sarah Bernardt, a Gustave Flaubert, a Albert Roussel, y muchos más…

Belle-île-en-Mer – Locmaria – vue aérienne – Photo Franck-fnba

Merece la pena recorrer sus pequeños valles y descubrir sus pueblos, Le Palais, Bangor, Sauzon, y sus numerosas aldeas encantadoras. Noventa kilómetros de senderos bien señalizados, ofrecen a peatones y ciclistas la posibilidad de descubrir toda la isla y de admirar sus paisajes espectaculares.

Belle-île-en-Mer – La rade du Palais – Photo Pline

Le Palais es el pueblo más importante de la isla.

Belle-île-en-Mer – La citadelle Vauban et le port du Palais – Photo Remi Jouan

Alberga la Citadelle, construida por Vauban para defender la isla de los piratas y también de los ataques de los españoles y de los ingleses.

Belle-île-en-Mer – Les aiguilles de Port Coton

En Bangor, las “Agujas de Port-Coton”, son rocas marinas cuyas formas parecen recordar entre otros, el Mont Saint-Michel, una esfinge, un busto de Louis XIV…

El pintor Monet las inmortalizó en 1886.

Belle-île-en-Mer – Le port de Sauzon – Photo Remi Jouan

El pueblo de Sauzon aparece en la lista de los pueblos más bonitos de Francia.

Belle-île-en-Mer – Le port de Sauzon – Photo Frank-fnba

Su pequeño puerto, situado cerca de un valle frondoso y  al borde de una ría, esta bordeado de casas de colores, de tiendas de artesanía y de restaurantes y cafés. Sus calles pintorescas con casitas blancas y postigos de colores invitan a un agradable paseo.

Belle-île-en-Mer – La Pointe des Poulains – Photo Remi Jouan

Cerca del pueblo, la impresionante “Pointe des Poulains” se caracteriza por sus rocas y sus aguas tumultuosas.

Belle-île-en-Mer – Le fortin de Sarah Bernhardt – Photo Remi Jouan

Alberga un faro que se queda aislado a marea alta, y la casa de Sarah Bernardt.

Belle-île-en-Mer – Le Fort des Poulains – Chambre de Sarah Bernardt – Photo Louis Maitrier

Seducida por el lugar, la actriz compró el fuerte para transformarlo en vivienda donde, a partir de 1894, solía pasar largas temporadas.

Belle-île-en-Mer – Grotte de l’Apothicairerie – Photo Dropy

En el municipio de Sauzon, la Gruta del “Apothicairerie” esta formada por dos cuevas que se comunican.

Belle-île-en-Mer – Le menhir Jean – Photo Remi Jouan

La aldea de Kerlédan posee dos menires : Jean de 4,70 m de altura et Jeanne de 4,05 m de altura, situados a 350 metros uno de otro.

Belle-île-en-Mer – Le menhir Jeanne – Photo Fab5669

Se cuenta que Jean, hijo de un bardo, y Jeanne una pastora, eran dos enamorados que querían casarse. Esta unión era contraria a las leyes de las castas y para evitarla, unas brujas trasformó a los jóvenes en piedra. Pero parece que algunas noches de luna llena, un hada buena rompe el hechizo y les permite reunirse durante unos instantes…

Belle-île-en-Mer – Plage des Grands Sables – Photo Patrice78500

Belle-Île tiene también muchas bellas playas de arena fina. Incluyendo las calas, hay aproximadamente unos sesenta preciosos lugares para bañarse.

Belle-île-en-Mer – La plage de Donnant – Photo Heurtelions

Las playas más grandes se encuentran en el norte de la isla :  Donnant, Bordadoué, Grand-Sables…

Forêt de Brocéliande (Paimpont) – Le Miroir aux fées – photo Raphoton

Dice la leyenda que un día, cuatro hadas del bosque de Broceliande tiraron sus coronas de flores en el golfo del Morbihan. La corriente se llevó tres de las coronas pero la más bonita, la de la reina de las hadas, se quedó y se transformó en una isla:  Belle-Île…