A principio del siglo XIX, París era una ciudad muy diferente de la que conocemos hoy. Con sus calles estrechas y tortuosas, seguía siendo una ciudad medieval. Sin embargo, su población habían aumentado mucho, la circulación en el centro era difícil, y debido a la falta...