Situado entre Niza y Mónaco, este pueble encantador, en lo alto de un acantilado, ofrece unas vistas asombrosas sobre el mar Mediterráneo.   Se entra en Èze por una puerta fortificada del siglo XIV. Las calles estrechas, de adoquines, las casas de piedra rodeadas de flores, las...