f_51dd337f5354a.jpg-1200-1000-outside-down-

En la región de Franco-Condado, la capilla de Notre-Dame-du-haut, en lo alto de la colina de Bourlémont en Ronchamp, fue construida por Le Corbusier entre 1953 y 1955.
Esta colina fue siempre un lugar de culto, primero romano y después católico.

Notre_Dame_du_Hautws
La capilla de notre-Dame-du-Haut es sorprendente. Es a la vez estilizada y maciza, y con sus muros, torres y suelo curvos está en armonía con el paisaje ondulado de los Vosgos.

900x720_2049_707
Para su edificación, se emplearon las piedras de una antigua capilla destruida en 1913. Sus muros, recubiertos de hormigón proyectado están revestidos de cal blanca.

Ronchamp-2

La cubierta en forma de caparazón es también de hormigón y está soportado solo por el forjado, dejando así un espacio encima de los muros, para aportar una línea luminosa en el interior.

Chapel-of-Notre-Dame-du-Haut-in-Ronchamp-interior
En la pared sur, la que más luz recibe, pequeñas aberturas que se ensanchan oblicuamente, con vidrios de colores, permiten una sutil entrada de la luz.

chapelle-notre-dame-haut-4913_w1000
El muro orientado hacia el este, donde se encuentra el altar, tiene pequeñas perforaciones cuadradas y un nicho con una estatua de la Virgen del siglo XVII que pertenecía a la antigua capilla.

ronchamp-123
Los laterales tienen luz cenital indirecta difuminándose suavemente.

3307746587_7c5f826069_b
La concepción de la luz, la sencillez del interior de la capilla, resaltan el carácter sacro del espacio.
La capilla de Notre-Dame-Du-Haut es una obra maestra de la arquitectura moderna y es la obra más conocida de Le Corbusier que supo unir la materia y la luz en una creación que no deja de asombrar y conmover a todo los visitantes.

101601400_o