El chateau de Chenonceau descrito por Flaubert como “flotante en el aire y en el agua”