Los sufijos se utilizan para dar a las palabras connotaciones diferentes.
Los sufijos diminutivos añaden a las palabras una idea de pequeñez. En francés, su utilización no tiene regla fija y conviene aprenderlos.

Algunos sufijos muy empleados son : -eau, -elle, -et, -ette, -iote, -on, -illon

Ejemplos :

-eau                 ⇒   lionceau   (cachorro de león)

-elle                ⇒   ruelle   (callejón)

– et, -ette      ⇒   garçonnet  (chiquillo)
                                   fillette   (chiquilla)
                                   maisonnett  (casita)
                                   chansonnette    (cancioncilla)

– on                   ⇒  chaton   (gatito)
                                  ourson   (osito)

– illon              ⇒   oisillon  (polluelo)

 

Los sufijos  -ot, -otte, -et, -ette, empleados con adjetivos tienen una connotación despreciativa:

-ot, -otte       ⇒   pâlot, pâlotte   (paliducho/a)
-et, -ette       ⇒   maigrelet, maigrelette   (delgaducho/a)

 

El sufijo –âtre se emplea para los colores para dar un valor despectivo:

jaunâtre   (amarillento)
verdâtre   (amarillento)
blanchâtre   (blancuzco)