Saint-Paul-de Vence – Photo Baptiste Roussel

Saint-Paul-de-Vence es uno de los pueblos más bonitos de Francia. Situado en la costa Azul, en lo alto de una colina entre Antibes y Niza, ha conservado todo su encanto de tiempos pasados.

Saint-Paul-de-Vence – Casco antiguo

Fue completamente restaurado pero sus calles y todos sus edificios medievales son originales.

Saint-Paul-de-Vence – Remparts Photo Mossot

Sus murallas, construidas por orden del rey Francisco I, lo rodean por completo y ofrecen desde sus bastiones diversos puntos donde se puede disfrutar de un magnífico panorama de los alrededores.

La porte de Vence, con su matacán nos recuerda que Saint-Paul-de-Vence fue un puesto fronterizo entre Francia y Saboya.

Saint-Paul-de-Vence – Rue Grande

La rue Grande que atraviesa el pueblo está bordeada de bonitas casas medievales, tiendas, galerías y talleres de arte.

En la encantadora plaza adoquinada, que antaño, fue también la plaza del mercado, se encuentra la “Grande Fontaine” construida en 1615.

Saint-Paul-de-Vence – Lavoir

Debajo de las bóvedas, las lavanderas lavaban la colada.

A la derecha, la cuesta de La Castre nos lleva a la plaza de la iglesia situada en la parte más alta del pueblo. Allí se encuentran varios monumentos.

Saint-Paul-de-Vence – Tour de l’ancien Château – Photo Mossot

El antiguo torreón es lo único que quedó del castillo. Hoy alberga el Ayuntamiento.

Saint-Paul-de-Vence -Église de la Conversion de Saint-Paul – Photo Mossot

La iglesia de la Conversión de San Pablo, construida entre los siglos XIII y XVI es románica con elementos barrocos.

Saint-Paul-de-Vence – Chapelle Folon

A poco metros, la capilla de los “Pénitents Blancs” del siglo XVII es conocida como “Chapelle Folon”, en honor al artista belga que decoró su interior.

Saint-Paul-de-Vence- Musée d’histoire locale

El museo “d’Histoire locale” instalado en una casa antigua, presenta la historia del pueblo con personajes de cera realizados en los talleres del museo Grévin de París.

Saint-Paul-de-Vence

La belleza del pueblo, la suave calidez de su clima, su situación al lado del Mediterráneo, la intensidad de su luz han atraído a partir de 1920 a numerosas artistas.Muchos pintores como Paul Signac, Raoul Dufy y más tarde Matisse, Picasso,  o Modigliani pasaron largas temporadas en Saint-Paul-de-Vence.

Saint-Paul-de-Vence – Marc Chagall à La Colombe

Marc Chagall vivió muchos años allí y está enterrado en el cementerio del pueblo.

Entre 1950 y 1960 fue visitado por muchos artistas de cine.

Saint-Paul-de-Vence – la Colombe d’or

Todos se reunían en “La Colombe d’or”, el mítico albergue que pertenecía a Paul Roux, un gran aficionado a la pintura. Algunos pintores pagaban su estancia con sus cuadros, lo que hace que la colección de obras que se pueden ver en el comedor no tiene precio.

Entre los numerosos personajes famosos que se hospedaron en el albergue están Jacques Prévert, Greta Garbo, Sofía Loren, Burt Lancaster, Scott Fidgerald…

Saint-Paul-de-Vence- Yves Montand y Simone Signoret à la Colombe d’Or

Yves Montand y Simone Signoret se casaron en la terraza de “La Colombe”.

Saint-Paul-de-Vence – La place des boules

En la “Place des Boules” donde se juega a la petanca, se recuerda a asiduos como Lino Ventura o Yves Montand…

Saint-Paul-de-Vence – La Fondation Maeght

Hoy en día, Saint-Paul-de-Vence ha conservado su identidad de ciudad de las Artes. La visita de la Fundación Maeght, el centro de arte moderno, y de sus jardines, es una experiencia única.